sábado, 26 de mayo de 2007

Heber Ortiz


















La naranja

desnuda
cuelga su cáscara
al sol

se seca
se reseca
espera

como ella
estoy acá
en la otra orilla

Para que sepa

como turista
recorro las calles
de mi pueblo

huésped
sin lustre
en la comarca

sin casa fija
ni barrio
ni bandera

sólo dos puertos
que me llaman
y me alejan

para que sepa
aprenda
dónde estoy
de dónde vengo
a dónde soy

Mientras hablamos

agotadas las palabras
nos las veremos
con la embestida del silencio


Viajante


corre la correa
cae el balde
plash!

regresa despacio
sube el balde lleno

una y otra vez

viajando en silencio
por una roldana
está la correa

gastada

cansada

Insomnio


la noche se enciende
festeja

la cama se enfría
se moja

una mano blanca
la cubre de sal

no puedo dormirme

unos ojos quietos
me quieren ahogar

2 comentarios:

mauro m. dijo...

supongo que valdrá la pena ir a ver alguna lectura, pero leen todos con ese tono monocorde y aburridísimo?

porque fui a un par de recitales de poesía y todos leen siempre así, y así como que no da.

saludos!

qcatu4dy dijo...

nice post




Cheers

Become a video game tester